El entorno

Grez es un tesoro en sí mismo. Este pequeño pueblo todavía cuenta con una iglesia románica con valiosas pinturas murales que pueden visitarse. También hay cómodos paseos andando o en bici hasta el río Irati o por las montañas cercanas. Este enclave es un entorno privilegiado donde conflyyen las influencias mediterráneas, atlánticas y pirenaicas. Esta diversidad ha moldeado sus paisajes y sus gentes y ofrece a quien lo visite un sinfín de posibilidades en un radio muy cercano.

Grez está estratégicamente situado en la zona norte del Valle de Urraúl Bajo. Al norte se divisa el Pirineo, al este la foz de Arbayún da paso a la Sierra de Leire, al sur, y al oeste el monte de Grez y la peña de Izaga vigilan nuestros movimientos. Este entorno hace que puedas disfrutar fácilmente de:

Además, en las cercanías puedes disfrutar de muchas otras actividades, como:

Y mucho más: Grez como centro de operaciones o Decubre Navarra