Hemos rehabilitado esta casa con mucho trabajo y esfuerzo para compartir con todos los que nos visiten lo que tanto amamos. Este compromiso con nuestro entorno queremos trasladarlo a otros lugares donde el contexto es mucho más difícil. Por ello, nos hemos puesto en contacto con nuestro amigo Juan Pablo López, misionero en Fö-Bouré (Benin), a quien conocemos desde hace años para apoyar las cooperativas de mujeres que trabajan en la elaboración de aceite de karité del norte del país.

Benin no es solo un país alejado geográficamente. La realidad de esta tierra dista mucho de la nuestra en todos los sentidos. La Parroquia de Fö-Bouré lleva trabajando décadas en esta zona tanto en proyectos de agua, sanidad, educación y otros servicios básicos como la energía. Entre las muchas actuaciones llevadas a cabo destaca la constitución de cooperativas de mujeres, con la ayuda de Manos Unidas, que pueden realizar una actividad económica que les ayuda a hacer frente a los numerosos gastos que les ocasiona la escolaridad de los hijos o la salud de los miembros de la familia. ¡Ya hay más de 30 cooperativas operativas! Y muchas más por hacer.

Por todo ello, un mínimo del 1 % de los beneficios generados por la casa se destinarán directamente a una de estas cooperativas para contribuir a que estos pequeños proyectos en alcance y grandes en ambición puedan empezar a volar.